El renacer europeo del Real Madrid

0
real madrid champions league

Si a cualquiera le pidieran que definiese con un término la relación del Madrid con la Champions League, probablemente muchos dirían idilio. Y es que el club de Chamartín vuelve a sacar la cabeza, una vez más, gracias a su competición históricamente fetiche, relación más acentuada si cabe en los últimos años.

Renace una vez más el equipo merengue, cuando todo parecía abocado a un cambio de ciclo de grandes dimensiones en varios estamentos del club. Afrontaba el Madrid la ida de los octavos de final de la Copa de Europa como si de la final se tratase, un todo o nada a una carta ante uno de los equipos más temidos esta temporada, el París Saint-Germain.

Y la situación llegaba tan delicada después de ver como el bloque que dirige Zinedine Zidane se encuentra fuera de la lucha por el título de liga y eliminado en cuartos de final de la Copa del Rey cuando era absoluto favorito en su cruce. Tropiezos impropios de uno de los mayores presupuestos del mundo, con estrellas incluso en el banquillo, más increíble si cabe teniendo en cuenta que venían de proclamarse campeones de la Champions hace apenas unos meses, y de barrer en verano al Barcelona en la Supercopa de España.

Pero el cuento de hadas parecía llegar a su fin, con una desventaja que por momentos ha sobrepasado los 15 puntos respecto a su máximo rival en liga, y cayendo a manos del Leganés en Copa después de llevar un 0-1 de ventaja en la ida. La cabeza del técnico francés empezaba a correr serio peligro, los jugadores no tiraban del carro mostrando una evidente apatía, y nubes negras se cernían sobre el Santiago Bernabéu.

Pero entonces apareció el Madrid que no se rinde, el que saca el gen competitivo hasta cuando la situación parece más en su contra, para imponerse en “su torneo” a pesar de no hacer un buen partido al PSG en la ida por 3 goles a 1. Una garra representada en la descomunal segunda parte de Marco Asensio, joven valor que se echa al equipo a sus espaldas si lo necesita. También por otros compañeros como Marcelo, Cristiano, Ramos o Modric, que remaron pese a la superioridad parisina para poner en ventaja a los suyos y dar un golpe de autoridad en la mesa.

Y en esta situación ha vuelto el Madrid, que despeja dudas con la recuperación de su máximo exponente, un Cristiano Ronaldo que ha vivido negado de cara a la portería rival buena parte de la temporada pero que ha recuperado su pólvora. Once goles suma ya el crack portugués en la actual Champions League, un registro que se acumula a los ya anotados para alcanzar la cifra de 101 tantos en la Liga de Campeones. Y junto a él otro de los baluartes del club blanco, el lateral Marcelo. El brasileño vuelve a mostrar, junto a todo el equipo, el nivel que se esperaba a principios de temporada y que tanto ha costado recuperar.

Pero la euforia es, y debe ser, comedida. Pese a la evidente mejoría liguera, el objetivo del Madrid sigue inamovible en volver a levantar “la orejona”. Y para ello todavía deben superar la vuelta en el Parque de los Príncipes, donde los Neymar, Cavani, Mbappé y compañía prometen ponérselo muy complicado a los pupilos de Zidane.

Esta mejoría ha servido, en gran medida, para que la lucha por conquistar Europa se recrudezca aún más. Las apuestas para el ganador de la Champions están que arden, y el Madrid se ha metido de lleno en la quiniela. Por delante un calendario exigente, con numerosos partidos de liga donde los capitalinos no pueden permitirse grandes lujos para no perder de vista el tercer puesto.

Pero sobre todo en mente el duelo del próximo 6 de marzo, que dictará sentencia en torno a la temporada del club. De caer eliminados, el futuro no se presenta nada halagüeño para el cuerpo técnico y buena parte de la plantilla. Y pese a todo, ganar no significaría el término de los problemas para el Real Madrid. La siguiente ronda, cuartos de final, volvería a presentarse como una nueva final para todo el bloque. Pero es ahí precisamente, en las finales y los momentos contra las cuerdas, cuando aparece de verdad la casta del Madrid, que renace y se crece para dominar en el territorio donde mejor se desenvuelve, Europa.

El renacer del Madrid parece un hecho, y ahora deberá confirmarlo en la vuelta para meterse, un año más, entre los 8 mejores equipos del continente.

Dejar respuesta