El Betis sale victorioso del derbi de Sevilla

0
derbi sevilla

Este fin de semana se ha vivido uno de los mejores partidos de la temporada, y que sin duda quedará grabado en la memoria de todos los aficionados al fútbol.

2018 empezaba con fuerza en La Liga, con uno de los derbis que más interés y pasiones levantan, como es el Sevilla – Betis. Un derbi en el cual había muchas expectativas puestas, y no falló.

Los visitantes golpearon primero

El partido comenzaba con un gol de Fabián a los 20 segundos. Sin apenas tiempo para coger sitio, el Betis ya iba por delante en el marcador. El conjunto de Quique Setién no supo lo que era ir perdiendo en ningún tramo del partido.

La reacción llegó al momento. El Sevilla apretó el acelerador, puso intensidad, y a los 10 minutos consiguió anotar el empate a balón parado. Los aficionados del Sevilla estaban motivados, el gol les había hecho despertar, pero de nuevo el Betis se puso por delante. A balón parado, en el minuto 20, una pelota medida de la bota de Joaquín a la cabeza de Feddal, supondría el 1-2 momentáneo. Y tan momentáneo, ya que apenas 20 minutos después el Sevilla lograría empatar de nuevo gracias a Kjaer, de nuevo también a balón parado.

Así se llegaría al descanso, con un resultado de 2-2 en el marcador, y la sensación de que nadie quería que el partido acabara nunca. Jugadores y aficionados estaban disfrutando, y estaba siendo un magnífico partido de fútbol. El dato más curioso es la cantidad de goles anotados a balón parado, lo cual puede ser sinónimo de muchas cosas.

Suele decirse que a los entrenadores no les gustan los partidos locos, y que suelen aprovechar los descansos para focalizar sus charlas en llevar el control del partido. Pero no fue así. La segunda parte fue una continuación de la primera.

La segunda parte, una continuación de la primera

Nada más arrancar la segunda mitad, Guardado nos dio un aviso con un disparo al palo. Habría acción sin duda. En el minuto 60, Durmisi anotaba el 2-3 de nuevo para el Betis, tras una magnífica jugada del equipo de Setién. Pocos minutos después, Sergio León marcaría lo que sería casi la sentencia. Un 2-4 que sentaba como un jarro de agua fría en el Sánchez Pizjuán.

Sin embargo, el Sevilla no se rindió. Lenglet le puso emoción al tramo final del partido anotando el 3-4, y N’Zonzi envió un remate al larguero.

En los minutos finales llegaría la sentencia por parte del Betis. El 3-5 que supondría una noche mágica para el conjunto veridblanco y por el contrario una para olvidar para los sevillistas.

Lo cierto es que el Betis se mostró superior en el terreno de juego. El dominio fue por momentos absoluto, y se puede afirmar que la victoria fue totalmente justa. El favorito en los pronósticos de fútbol era el Sevilla, pero en el campo se vio claramente qué equipo fue superior y merecedor de la victoria.

Dejar respuesta