El Barça acaba con la maldición de Anoeta

0

El Barça no conseguía salir victorioso de Anoeta desde hacía una década, una situación que cuesta explicar debido al duopolio imperante que existe en nuestra competición doméstica. Anoeta se había configurado como un feudo inexpugnable que resistía a las visitas del conjunto catalán, un territorio que nos evocaba a la Galia dibujada por Uderzo en Astérix. Pero las estadísticas están para romperse y esta historia -casi mítica- vivió el domingo su final. El Barça se alzó con los tres puntos para seguir dominando con mano férrea la parte alta de la competición. La visita a Anoeta se trataba de un punto rojo marcado en el calendario de los catalanes ya que en la historia reciente solo se ha conseguida un triunfo en los últimos once años. A pesar de los resultados negativos cosechados estas últimas temporadas, el conjunto de Valverde se está configurando como un equipo prácticamente imbatible, buena muestra de ello son las cuotas mostradas en la casa de apuestas BetStars, que colocan como favorito al Barça en prácticamente la totalidad de sus choques.

El inicio de partido fue casi arquetípico en relación a los últimos duelos que se habían disputado en San Sebastián, con un Barça atemorizado y una Real imponente. El amor propio de los locales se materializó en dos goles tras un inicio fulgurante. Willian José, uno de los hombres más destacados en el cuadro local, firmó un gol de bella factura. Un cabezazo imparable que sorprendió Ter Stegen en el minuto 11 del partido. El segundo gol de los locales, anotado en el minuto 22 de partido, también estuvo precedido de una jugada antológica. Una asistencia deliciosa de Canales dejó a Juanmi solo ante el portero visitante, que gracias a un rebote consiguió batir al arquero teutón.

Cuando todo hacía presagiar una nueva derrota visitante, el Barça supo coger pausa, lamerse las heridas y focalizarse en una remontada que se presentaba como altamente complicada. Paulinho, hombre que sabe leer los espacios a la perfección, supo colocarse allí donde era necesario para recibir una excelente asistencia de Suárez y colocar el 2-1 en el marcador. Este hecho sucedió en el minuto 39 de la primera parte. Un momento clave que sirve para contextualizar el resultado final: la Real lo había dado absolutamente todo y el Barça presentaba sus credenciales al triunfo.

Con el inicio de la segunda parte el Barça se mostró mucho más cómodo que los instantes iniciales, y una obra de arte de Suárez colocó el empate en el marcador en el minuto 50. Sorprende la dulzura con la que el delantero charrúa -todo fuerza y espíritu- golpeó el balón. Una pelota cruzada imparable, donde Rulli sólo pudo ser un espectador de lujo. Veinte minutos más tarde, el 71 de partido, Suárez volvió a perforar la portería local con una definición magistral que engañó al portero. El cansancio pesó demasiado y la Real Sociedad se desvaneció como un cubito de hielo ante el sol de verano.

El 2-4 final llegó de las botas de Leo Messi, concretamente en el minuto 85. El tiempo que empleó el astro argentino en colocar el balón antes del lanzamiento de la falta nos explicitó la genialidad venidera. El jugador del Barça chutó el esférico dibujando una trayectoria de dibujos animados. Un gol estelar que sólo puede firmar un jugador superdotado técnicamente. La lluvia que regó Anoeta en prácticamente la totalidad del duelo ayudó a configurar una remontada épica. Un resultado que deja al Barça más líder y genera dudas e incertidumbre en la Real, un equipo que no acaba de encontrar la tecla correcta para desplegar todo el fútbol del que dispone. Diecinueve son ya los puntos que separan a los dos equipos que a priori eran candidatos al título, como son Barça y el Real MadridAtlético y Valencia también siguen presentando las credenciales y hacen presagiar que este año las posiciones europeas se venderán muy caras.

Dejar respuesta